Lo llevamos crudo

€19.90

240 páginas • Tapa dura Formato: 16×23 cm

Javier Gallego es, sobre todo, un brillante escritor disfrazado de carnicero que despacha artículos de excelente calidad. La carne que ofrece está cruda, sin aditivos ni conservantes, sin ambages ni atajos. Sólo nos queda una recomendación: deguste este plato apreciando todos sus matices, sus sabores ácidos, picantes, dulces, tiernos, irónicos e incluso, amargos, y masticando cada línea con atención. De lo contrario corre el riesgo de atragantarse con la crudeza de sus palabras.

Lée/me adelanta el lanzamiento de Lo llevamos crudo

Ante el cierre del programa Carne Cruda por parte de la dirección de Radio 3 y el intento de silenciar una voz crítica como es la de Javier Gallego, hemos decidido adelantar el lanzamiento de Lo llevamos crudo. El libro seguirá su calendario previsto en librerías, es decir, estará disponible a partir del 17 de septiembre, pero ya está a la venta en nuestra tienda online. Crudérrimas lecturas…

 «Este libro no te dejará indiferente. Este libro te llevará más lejos de la indignación: te encabronará».

(Actualización 23/09/12)

Presentación del libro “Lo llevamos crudo” de Javier Gallego (Carne Cruda) Jueves 4 octubre, 19.30h

Caen octavillas desde el cielo [extracto del prólogo]

«La guerra en curso (eso que llaman crisis) tiene varios frentes abiertos. Y uno de ellos, de los más cruciales aunque parezca el menos cruento (en comparación con los recortes sociales o los retrocesos democráticos), es el frente del lenguaje. Como todas las guerras, esta también nos la están contando, y ganar la batalla del relato es un primer paso para lograr la victoria total. De ahí el esfuerzo del Estado Mayor de la crisis (el sector financiero, sus medios de comunicación, y sus bien mandaos políticos) por usar armamento de última generación en el frente discursivo: metáforas de destrucción masiva, narrativas de grueso calibre, frases hechas con alto poder aniquilador, titulares de prensa capaces de cegar y ensordecer, mentiras tierra-aire, y la fuerza incontenible del lenguaje economicista, ante el que no hay refugio seguro.

Aunque la guerra la vamos perdiendo (pero no canten victoria tan pronto), es en el frente lingüístico donde más difícil se lo estamos poniendo, mediante la guerra de guerrillas que se multiplica en todos los medios: en los escasos resquicios que dejan los medios convencionales, y sobre todo en las nuevas formas de comunicación masiva que posibilita Internet. A los ataques de quienes tratan de imponer un relato de la crisis, una versión oficial, un discurso desmovilizador y un lenguaje trampa, se oponen aquellos que difunden relatos que cuentan la verdadera naturaleza depredadora de esa crisis, una versión alternativa, un discurso de agitación y un lenguaje de resistencia.

Y es en esas batallas donde se bate el cobre nuestro temido Crudo, que en tiempo de paz se llamaba Javier Gallego. Como sabemos sus oyentes –y los que no lo sean, lo descubrirán en esta selección de textos–, Crudo es una máquina letal de disparar metáforas. Las tiene de todos los calibres, a cual más destructiva. Su arsenal es inagotable, como demuestra este libro. Si el enemigo nos arroja gruesas metáforas naturales (la crisis como un terremoto, un tsunami o un incendio), médicas (la crisis como un cáncer o un virus que contagia países, el sistema financiero como aparato circulatorio, los gobernantes como cirujanos, los recortes como una cura de adelgazamiento, las reformas como medicinas…) o domésticas (el país como un hogar donde no se puede gastar más de lo que se ingresa, el gobernante como una aplicada ama de casa, el presupuesto como una irrebatible cuenta de la vieja); Crudo contraataca con metáforas precisas, ingeniosas, originales, irresistibles».

 

Anuncios

#CómoAcabarConElMal

Acabar con el Mal no es tarea fácil. Es grande y poderoso, a veces sutil, huidizo, a veces torpe y evidente. Para terminar con él, hay que atacarlo por distintos flancos, con la imagen, la palabra, la acción. Para ello contaremos con la ayuda de unos cuantos agitadores culturales y activistas que nos traerán sus mejores armas.

Ya hemos completado el programa de las jornadas: así es cómo empezaremos a acabar con el Mal!

Entre los colectivos que participarán en el encuentro están Not an alternative!, de Nueva York.  John Jordan, llegado de Londres y miembro de Reclaim the Streets. Desde Alemania llega A.F.R.I.K.A Gruppe, los autores del Manual de Guerrilla de la ComunicaciónBiotic Baking Brigade, ecoactivistas famosos por estampar tartas de nata a directivos de multinacionales. Los sevillanos Flo6x8, un grupo que se vale del flamenco como forma de expresión contra el sistema financiero.

Cómo acabar con el Mal: Programa from enmedio on Vimeo.

Después de la primavera árabe y del verano de las acampadas, tras un otoño más que caliente y un invierno lleno de recortes, llegan ahora estas jornadas internacionales de activismo creativo. Una caja de herramientas para enfrentar la crisis con creatividad.

Superhéroes contra el Mal from enmedio on Vimeo.

El surgimiento de nuevos movimientos sociales en la última década se ha visto acompañado de nuevas formas de ocupación del espacio público y de entender la (contra)información. Sin embargo, muchas de estas formas no son nuevas. En el manual se hace un exhaustivo repaso histórico y conceptual de los grupos, ideas y formas de actuación que podemos asociar a la práctica de la guerrilla de la comunicación.

En 1974 nació la revista Ajoblanco en Barcelona, cuya primera época de vida se extendió hasta 1980 (su segunda etapa lo hizo desde 1987 hasta 1999) y fue uno de los focos de la llamada contracultura española,  llegó a vender 100 mil ejemplares y se convirtió en abanderada de valores como la ecología, el humanismo, la sexualidad libre y el pensamiento libertario.

A PLENO: LA PRIMERA REDACCION DE AJOBLANCO EN 1973: MARIA DOLS, PEPE RIBAS, JOSE SOLE, ANA MILA, ANA CASTELLAR, FRANCISCO MARSAL, LUISA ORTINEZ Y TONI PUIG. (FOTO: PEP RIGOL)

La revista, que abrió sus páginas a los lectores para convertirlos en activistas y colaboradores, nació en Barcelona al grito, susurrado por el fantasma de William Blake, de «¡Despertad jóvenes de la nueva era!», expuesto en un jugosísimo editorial donde se apostaba por una nueva cultura. Ajoblanco llegó a ser revista de referencia; seña de identidad de aquel movimiento civil a favor de las libertades y por una cultura democrática sin jerarcas que existió en los setenta extendiéndose por todas las capas sociales.

En 1980 se acabó esta primera aventura de la revista que «impulsó el nacimiento de numerosos colectivos y que supo conectar con las inquietudes que nacían en la base social en busca de libertad y justicia». Aquel primer Ajoblanco consiguió «articular un cambio de mentalidad, una revolución en las costumbres de vida cotidiana y un movimiento libertario que se fue fragmentando en mil facetas».(José Luis Castro Lombilla)

Reedición LOS ‘70 A DESTAJO. Ajoblanco y libertad.

José “Pepe” Ribas ha escrito el libro Los ’70 a destajo’,  tenía 23 años cuando, junto a Toni Puig, editó en su Barcelona natal el primer número de Ajoblanco.

¿Por qué decidió escribir Los setenta a destajo?

Yo tenía un deber moral. Ajoblanco era colectivo. Lo que yo quería era hacer un libro desde el entonces. Pude hacerlo porque había guardado muchos casetes, muchos papeles, tenía todas las revistas que leíamos entonces, archivos, cartas. Gracias a todo esto pude reconstruir el entonces y todo lo que vivimos aquellos años, como si hubiera hecho una crónica con más de mil personajes.  Tardé siete años en total… Casi me volví loco.

Se reedita, al calor del movimiento del 15-M, el libro ‘Los 70 a destajo’, una crónica de la Transición vista desde la cabecera de la contracultura española

“Todo lo que estamos viviendo hoy empezó en los setenta”, cuenta Ribas a Público, que vive hoy entre Berlín y el Ampurdán. ” La crisis financiera y la crisis de valores, tanto en España como en el mundo, empezó en los setenta. De alguna forma, es cuando Nixon y Kissinger rehacen el mundo a partir de la crisis del petróleo. Y por eso es importante volver a esta época”. Ribas ha visitado durante este año algunas de las plazas españolas en Madrid, Granada, Barcelona, Valencia, Zaragoza, y dice que lo que vio allí fue “el Ajoblanco más perfecto de todos los tiempos. Vi el espíritu de Ajoblanco en vivo, que es de alguna manera el espíritu de la libertad, de la transparencia informativa, de la no manipulación de la cultura, de dejar que los relevos crezcan desde el humanismo, sin manipulación”.

Imagen de las Jornadas Libertarias Internacionales, celebradas del 22 al 27 de julio de 1977.

Entonces ya se plantearon conceptos que hoy vuelve a manejar la ciudadanía, fundamentalmente la no ideologización, la autogestión, el antiautoritarismo, la no violencia, el cambio de modelo productivo. Y una política pensada con modestia, mucho más cercana al ciudadano, pensada para barrios y no para grandes ciudades, casi para cada casa. Sin multinacionales, sin grandes bancos. “En resumen: la gestión real de nuestros asuntos. Vivir tal y como piensas, no hipócritamente sino con transparencia. Se planteó entonces y ahora toma una fuerza nueva”, “Y la Transición era la calle, se hizo en la calle”, dice Ribas. “Luego, los partidos políticos tomaron el control y desarticularon los movimientos sociales”, “todos los partidos políticos han participado de la traición a la Transición, que fue la calle, los movimientos sociales, los movimientos vecinales, obreros, los sindicatos y los intelectuales”.

También, según Ribas, lo que ha pasado ahora con el 15-M tiene que ver con el ocio, exactamente con “el redescubrimiento del ocio gratis. La gente joven ha dicho: ‘Por fin podemos hablar de nuestros problemas sin necesidad de consumir ni pagar’. Recuperar esto es fundamental: nos han hecho creer que el ocio hay que pagarlo. Y el ocio es lo contrario del negocio: es un espacio de libertad”.

Ribas no es benévolo: su generación, asegura, “fue masacrada por los dos totalitarismos”. Y, como escribe, “parte de mi generación, la más inquieta, pasó de la decepción de la universidad al underground militante”, pero aquellos que se comprometieron con la izquierda “han tenido muy poca responsabilidad real en las grandes decisiones que han cimentado el régimen político surgido en 1978”. El fracaso de la Transición se reflejaría poco después en la Movida y “el franquismo de partidos, como yo lo llamo. No hay ideas sociales, el punk ha sido conquistado y del no creo en nada se pasa al no puedo cambiar nada. Una caricatura de lo que se vivió en los setenta: Quiero ser un bote de Colón y todas esas letras. Es todo una gran ganga, una gran broma”.

El decrecimiento explicado con sencillez

Carlos Taibo, profesor de Ciencia Política en la Univ. Autónoma de Madrid y uno de los máximos  exponentes de la teoría del Decrecimiento en España, cuestiona nuestro estatus actual y especialmente el consumismo desenfrenado en el que estamos inmersos en este siglo XXI. El decrecimiento explicado con sencillez analiza y resume los principales problemas de nuestras opulentas sociedades y expone de forma clara y certera las propuestas de la teoría decrecentista en favor de un mundo más igualitario, respetuoso y justo.

En la veintena de breves capítulos que componen la obra se tratan temas como los grandes problemas de comienzos del siglo XXI, las relaciones Norte-Sur, la huella ecológica, el crecimiento demográfico o las miserias del capitalismo que genera una esclavitud disfrazada de felicidad. En contraposición al modelo actual, Carlos Taibo expone las bases del movimiento decrecentista, sus orígenes y sus objetivos, entre los cuales se encuentra, inevitablemente, el abandono del capitalismo, en favor de una sociedad descentralizada y autogestionaria

“El consumismo potencia un modo de vida esclavo que nos hace creer que somos felices”

“No se trata de llevar a cero los niveles de producción y consumo. Se trata de restaurar los equilibrios con el mundo natural que la industrialización, la urbanización y el colonialismo han roto. (…) En nuestra propuesta se destaca una clara y alegre reivindicación de la vida social frente a una vida obsesivamente marcada por el consumo, la productividad y la competitividad que nos ofrecen hoy, interesadamente, por todas partes.”

Carne cruda – Carlos Taibo: menos es más – 16/02/12

Hoy recibimos a Carlos Taibo, profesor de ciencias políticas, articulista, escritor. Uno de los pensadores más solicitados por la audiencia de esta carnicería nos explicará despacio y con buena letra como vive el 15M, movimiento que apoya y con cuyo nuevo diario colabora, qué posibilidades tenemos de desacelerar nuestro ritmo de vida y consumir de forma responsable con iniciativas como la cooperativa agrícola, Ecosecha, o la financiera ética y social, COOP57 y por qué cree que, con respecto a la reforma laboral, “una huelga general es poco”.

http://www.rtve.es/swf/4.0.31/RTVEPlayerAudio.swf

QUIÉNES SON LOS MERCADOS Y CÓMO NOS GOBIERNAN




¿Quiénes son los mercados y cómo nos gobiernan?

Once respuestas para entender la crisis

Antonio  Sanabria Martín Bibiana  Medialdea García (coord.) Luis Buendía García Nacho Álvarez Peralta Ricardo Molero Simarro
Asaco, 5
Economía
Política
ISBN: 978-84-9888-383-1
Año Publicación: 2011
páginas: 96
PVP: 6 €

 

Nunca antes, los medios de comunica­ción y los políticos profesionales nos han ha­blado tanto de economía, pero por más que leemos y escuchamos no nos dan las claves para contestar a las preguntas fundamentales, o tan siquiera informaciones que nos llevarí­an a planteárnoslas. Por el con­trario, la economía se nos presenta como algo oscuro, técnico, casi sobre­na­tural; en cualquier caso, indiscutible.

Con la intención de ha­cerlo de la for­ma más directa y clara posible, este li­bro se ha or­ganizado en tor­no a 11 pre­­guntas bá­sicas, que intentan aportar algunas cla­ves fundamentales para com­prender “quiénes son los mer­cados y cómo nos gobiernan”.

Sobre el grupo de autores cabe des­tacar la coincidencia de dos ele­men­tos, que explican su trayec­toria de trabajo conjunto. Por un lado, su formación: académica, en el Depar­tamento de Economía Aplicada I de la UCM; y política, en el seno del movimiento estudiantil y en torno a la asociación Economía Alterna­tiva. En segundo lugar, su constante y muy temprana vocación divulgativa; el afán por “bajar la economía a la calle”, pero sin renunciar a los requisitos básicos exigibles a toda labor investigadora.