Killian Jornet intentará batir el récord de ascenso y de descenso al Everest: 20:24 h

SOML

Kilian Jornet quiere subir el Everest sin parar y con el mínimo material posible.

kilian-jornet-summits-of-my-life-himalaya-nepal-photo-kilian-jornet-9El alpinista buscará alcanzar el Everest por la cara norte y conseguir una de las cimas previstas en el proyecto de “Summits of My Life, que inició en 2012 y que le ha llevado a intentar batir récords de velocidad en montañas de todo el mundo.

No es la primera vez que el atleta viaja a la zona para intentar la ascensión al Everest, si bien el terremoto que en el 2015 azotó Nepal impidió que la expedición pudiera llevar a cabo el reto previsto.

kilian-jornet-summits-of-my-life-plan-de-cimas

EVEREST, EL GIGANTE QUE RECHAZÓ A BRUNO BRUNOD EN 2005. 

Los records fijados en su epoca por el campeón del mundo italiano de Skyrunning, Bruno Brunod en cimas como Kilimanjaro, Aconcagua, Monte Rosa o Cervino han sido sin duda una clara inspiración para Kilian al diseñar este proyecto.

En este sentido, toca recordar que el propio Bruno, tras numerosos éxitos en las otras cimas, abordó al fin el Everest en el año 2005.  Bruno logró entonces subir casi el Campo 3, cerca de los 8.200 metros, tras 16 horas sostenidas de esfuerzo desde el campo base…para verse obligado a dar la vuelta desde allí.

Segundo intento al Everest, este verano 2016:

kilian-jornet-summits-of-my-life-jordi-tosas-jordi-corominas-photo-kilian-jornetEste 2016 se acerca la etapa final del reto iniciado cinco años atrás puesto que Kilian tiene previsto viajar a Nepal a finales de verano para la expedición. Junto a él viajarán los alpinistas Jordi Tosas y Jordi Corominas así como los cámaras y guías de alta montaña Sébastian Montaz-Rosset y Vivian Bruchez.

sebastien-montaz-seb-montaz-interview-montagne

Kilian Jornet ha elegido una vertiente y unas fechas en las que prácticamente nadie se adentra en el Everest: el próximo agosto y por el Tíbet. Quiere probar una ascensión al Everest en estilo muy ligero, lo que implica llevar solo una mochila de 12 kilos y olvidarse de los clásicos bidones azules de las expediciones al Himalaya.

¿Qué vía del Everest y en cuántas horas?jean-troiller2

”La idea es hacer una expedición ligera y rápida, sin parar, quiero demostrar que es posible subir el Everest con el mínimo material posible, una mochila con lo justo. Y el tiempo … Yo no hablo de récords, pero las referencias son Erhard Loretan y Jean Troillet que lo consiguieron en 43 horas (ascenso y descenso por el corredor Hornbein, el 30 de 344tbwiagosto de 1986); Hans Kammerlander, que llegó arriba en 16 horas (en 1996), por la cara norte, y Marc Batard, que subió en algo más de 22 horas pero por la cara sur (en 1988). Yo no tengo ni idea de lo que puedo tardar, nunca he estado a esta altitud… Calculo que puedo estar 40 horas seguidas andando sin parar.”

”Queremos salir del avión con la mochila de montaña, no con bidones. Eso implica que vayamos ligeros y rápidos por cuestiones de seguridad. Hacerlo en poco tiempo es más la consecuencia que la forma, no queremos batir un récord.”

rutasg

 

;

”La ruta depende de las condiciones. Vamos a la cara norte y ahí están el Corredor Norton o el Horbein, pero hacer los planes desde casa siempre es muy fácil, veremos cuál está en condiciones. En primavera es muy complicada la cara norte. Todas las expediciones con las que he hablado y que han estado allí dicen que es hielo puro. Los que han estado en otoño dicen que hay más nieve y menos hielo, así que es menos peligroso si quieres ir rápido.”

kilian-jornet-record-mckinley-mapa-rutas-pico-denali

 

”Sigo trabajando con las dos opciones. Es más estético el Hornbein, pero es más difícil que esté en buenas condiciones. Este es un proyecto complicado, puedo conseguirlo a la primera o puedo tardar cinco años. Saldré desde el monasterio de Rongbuk, a unos 5.100 metros de altitud (tanto Loretan y Troillet como Kammerlander partieron de alturas superiores).”

¿Qué llevará el día de ascensión?

”Tomando como referencia el año pasado, salimos de casa con mochilas de 12 kg cada uno. Luego llevábamos otra mochila entre todos de 8 kg con comida, que se dividía entre 5.”

kilian-jornet-summits-of-my-life-himalaya-nepal-photo-kilian-jornet-8

“En cuanto al material, la única diferencia entre el Everest y una vía por ejemplo de los Alpes es que tengo que llevar el equipo necesario para no pasar frío. El día de cima llevaré el mono de plumas, botas, piolet y crampones y algo de comer y de beber. No necesito montar un campamento de altura, ni poner cuerdas fijas… Si puedo salir de casa con una mochila cargada con 12 o 13 kilos, es perfecto.”

La principal dificultad de la ascensión

La altura y las condiciones meteorológicas. No sé cómo me encontraré a 8.000 metros, nunca he estado a tanta altitud, lo más alto que he llegado es a unos 7.600 o 7.700 metros. Y después toca esperar una ventana de buen tiempo, que no haya demasiada nieve para evitar el riesgo de aludes…”

Preparación para el Everest

“Sólo necesito dos cosas: estar tranquilo y centrado, no tener que viajar demasiado, y hacer alpinismo, aquí en Noruega. Después iré a los Alpes para entrenarme a más altitud. Este año participaré en dos carreras: la Zegama (maratón en Gipuzkoa, el 22 de mayo, con 5.472 metros de desnivel acumulado) y la Hardrock (el 15 de julio en Colorado, de 160 kilómetros y 20.722 metros de desnivel).”

Cuando estés en el Everest, ¿publicarás en redes sociales?

“No, eso es peso añadido. La última vez que estuvimos en el Himalaya llevábamos un teléfono satélite y eso es lo máximo que puedes llevar. Es un tema práctico, si llevas cargadores y placas solares es demasiado. Seb Montaz llevará material para filmar pero hemos conseguido minimizarlo.”

Estadisticas Wikipedia Everest

  • Ascenso más rápido por la Vía del Collado Norte desde el Campo III (ABC) hasta la cumbre sin oxígeno adicional: 16 horas y 42 minutos por el austriaco Christian Stangl en 2007. Ascenso más rápido por la Vía del Collado Sur sin oxígeno adicional: 22:30 h por el francés Marc Batard en 1988. El sherpa Pemba Dorjie logró el ascenso más rápido con uso de oxígeno adicional vía la ruta sur con un tiempo de 8:10 h en 2004.

Kilian abandona el reto por malas condiciones climatologicas con la intención de regresar en un futuro

Kilian Jornet regresa del Everest sin haber podido culminar el ascenso a la montaña más alta del mundo. Las malas condiciones en el tramo final de la expedición les han impedido poder realizar la tentativa de ascenso de la cara norte del Everest.

“Las primeras semanas estuvimos aclimatando muy bien y con buenas condiciones. Sin embargo, cuando empezábamos a estar listos para preparar la tentativa, el tiempo empezó a cambiar. Hubo varias precipitaciones que dejaron fuertes nevadas y una acumulación de nieve importante. Así, aunque nosotros nos encontrábamos bien físicamente, había mucho peligro de avalanchas y nos era imposible poder ascender en condiciones de seguridad óptimas”.

“Hay un poco de frustración porque estamos bien aclimatados y las sensaciones son buenas, pero suponía exponerse demasiado si lo intentábamos. De todas formas estamos contentos porque ha sido una experiencia muy positiva donde hemos aprendido mucho. Estar solos en el Everest es una cosa increíble ya que no había ninguna otra expedición. Ahora volveremos a casa, para recuperar y plantearnos el futuro. Creo que sí que volveremos, seguramente cambiaremos algunas cosas pero nos llevamos una gran experiencia y un buen aprendizaje para la próxima”.

Crónica personal de Kilian Jornet:

“El día 7 de agosto llegábamos a Katmandú. Teníamos fecha de ida, pero no de vuelta, aunque el objetivo era hacer cumbre en unas cuatro o seis semanas. Todo dependería de nuestra aclimatación y de las condiciones que nos encontraríamos en la montaña, pero las sensaciones eran buenas. Teníamos ilusión y ganas de empezar el reto. Después de unas semanas de preparación en altura en los Alpes, volamos hacia Katmandú. La idea inicial era ir directamente hacia Rombuk y el Campo Base, pero algunos problemas burocráticos provocaron que no llegáramos al Tíbet hasta el día 16 de agosto.

Antes de viajar al Tíbet aprovechamos estos días para no perder la aclimatación yendo al Langtang y, de paso, ver cómo iban las tareas de reconstrucción del valle después del terremoto del año pasado.

Subimos por el valle desde Syabru Besi hasta Kianjin Gompa. Constatamos como la zona empieza a tener una cierta vida. Los lodges vuelven a abrir y los pueblos más afectados como Langtang comienzan a reconstruirse después del invierno y el monzón, en espera de que el flujo de turistas, todavía muy pequeño en este valle, se normalice para volver a la situación anterior al terremoto. El proyecto solidario que emprendimos junto con la ONG SOS Himalaya ha servido para reconstruir algunas viviendas de Langtang, pero aún queda mucho trabajo por hacer. También aprovechamos esta semana en el Langtang para subir hasta alturas de 5.500m.

Después de un largo viaje hacia Tíbet, el 19 de agosto llegamos finalmente a Rombuk, donde la carretera termina, justo delante de la cara Norte del Everest. El camino para llegar hasta aquí fue largo, pero la recompensa valió la pena: la montaña desde esta cara se presenta como una perfecta pirámide blanca con franjas de roca que la atraviesan.

Pasamos dos días en Rombuk aprovechando para subir alguna cumbre de 6.500m. El día 22 subimos hasta el Campo Base Avanzado (ABC) con 12 yaks, Sitaram -el cocinero nepalí de la agencia- y Namste, el ‘kitchen boy’ tibetano. El estado de las morrenas no permitió que los yaks llegaran a la ABC, conocido como Zombi Campo y situado a 6.500m. Finalmente, nos dejaron en la morrena, en un punto situado a 6.000m y a 5 km de la ABC, donde montamos las tiendas e instalamos lo que sería nuestro campamento para la expedición.

La semana siguiente tocaba aclimatar en altura. Las sensaciones eran buenas y como la meteorología acompañaba con días largos de sol, calor y sin viento pudimos subir rápidamente hasta 7.200m hacia el collado norte, hacia el Rapiu La, subiendo hasta 7.700m, en la arista norte. Como nos movíamos solos y cada uno a su ritmo, buscamos las rutas más seguras a nivel de grietas y seracs.

El día 29 subí hasta 7.700m, buscando una línea a la izquierda de los seracs del cuello Norte. Exactamente, en la cara NNE. Si las condiciones en la cara NNE eran perfectas, con nieve que hundía las botas y hielo, al llegar a la arista la cantidad de nieve fresca caída durante el monzón se hacía patente, y tuve que abrir traza hasta la cintura. Ese día llegué hasta los 7.700m. Es una sensación increíble estar solo en una montaña tan grande. Había mucha nieve que dificultaba avanzar, pero las condiciones eran buenas en cuanto a la seguridad. No había riesgo de aludes y la meteorología era muy estable aquellos días.

Analizamos la situación y vimos que durante esos días la montaña se había cargado de mucha nieve y el viento había formado grandes placas, no sólo en la cara NNE sino también en la arista. Teniendo en cuenta esta situación, vimos que tenían que cambiar mucho las cosas para poder hacer un ataque a la cima con seguridad y tuvimos que posponer el reto de subir el Everest, ya que hacer un ataque rápido significaba exponerse a un accidente. Las condiciones meteorológicas no eran propicias. Teníamos que esperar a que entrara viento y limpiara la nieve, además de esperar que el tiempo se estabilizara para poder hacer el ataque de manera segura. Esto implicaba esperar nuevos permisos y aumentar el desgaste de estar esperando en la montaña.

Aún así, nos quedaba todavía una semana de permiso y aprovechamos para hacer algunas actividades por la zona. El día 11 de septiembre fui al Chang Tse, de 7.580m, desde el Campamento. El mismo día Seb esquió en el Changzheng Peak de 6.977m.

El día siguiente quise subir lo más arriba posible por la vía normal hacia el Everest. Hasta el cuello N, había mucha nieve acumulada pero la progresión era fluida. La arista N estaba con mucha nieve, ya que las placas se rompieron hasta tres veces hacia la cara N. Sin embargo, eran duras, lo que permitía una progresión muy rápida. De esta manera, pude subir hasta 7.950m antes del mediodía. Fue a partir de entonces cuando el tiempo empeoró y empezó a nevar. Bajé rápidamente siguiendo las trazas de subida y a las 15.00 h estaba de nuevo en el campamento. Definitivamente, dejábamos el Everest para otro momento.

El día siguiente, 13 de septiembre, fuimos con Vivian y Seb en la cima que teníamos delante de nuestro campamento, a 6.910m, entre Changtse y el Changzheng con esquís.

Los días se acabaron y las condiciones en la montaña no cambiaban. La meteorología seguía siendo inestable y el peligro de aludes en las partes altas seguía siendo muy elevado. Nos fuimos de la montaña con una cierta sensación de frustración. Estábamos bien aclimatados para poder subir sin tomar riesgos muy elevados, pero por otra parte estamos muy satisfechos de las actividades que hemos podido hacer. Estoy muy contento del gran aprendizaje logrado en las últimas semanas en el Himalaya. Hemos visto las cosas que han funcionado y las que se deberían cambiar. Hemos aprendido y, personalmente, he crecido como alpinista. La sensación de la expedición es muy positiva pese a no haber podido llegar a la cima. ¡Ha sido una gran experiencia que seguro que nos servirá con vistas a volver a intentarlo en el futuro!”

Esta entrada fue publicada en Montaña y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s