Off Limits: Permiso para hacer la revolución.

Off Limits , un espacio expositivo, de debate y encuentro en Madrid,  que a través de producciones  propias o selección de proyectos investiga y propone formas de alteración de la realidad contemporánea. Ha inaugurado la exposición internacional “Permiso para hacer la revolución”. Un proyecto de Cabello/Carceller.

“Permiso para hacer la revolución. Actitudes ante la censura débil y sus modos de funcionamiento”

Es un proyecto de las comisarias y artistas Cabello/Carceller, que explora y debate en torno a las nuevas formas de resistencia de la ciudadanía en las sociedades que se autodenominan o son nombradas como democráticas. Su título destaca una de las paradojas presentes en los regímenes democráticos: la necesidad de realizar transformaciones profundas para poder vivir y asegurar la autonomía de nuestras diferencias, pero, a la vez, hacerlo desde el respeto a ese mismo sistema de convivencia que dificulta la consolidación de los avances sociales. En este sentido, las y los artistas influenciados por los feminismos han desarrollado estrategias de autorrepresentación, a menudo con una fuerte carga irónica, que han permitido, con muy poco, expresar mucho, y que han protagonizado la reforma de nuestro imaginario colectivo.

ARTISTAS PARTICIPANTES

Johanna BILLING (Suecia), Cecilia BARRIGA (Chile) CHTO DELAT? (Rusia), Andrea GEYER (Alemania/EEUU), Marina GRIZNIC/ Aina SMID (Eslovenia), Sanja IVEKOVIĆ (Croacia), Ana NAVARRETE (España), Martha ROSLER (EEUU) y Julika RUDELIUS (Holanda).

Intervención en el espacio público por huelgadearte&wearenotvictims

Censura débil

“Censura débil. Por ejemplo, no hablando de ti, ignorando lo que dices, no dejándote espacio para expresarte… Y eso vuelve a la gente pasiva. Lo estamos viendo ahora con la crisis. En cuanto pasa algo así, volvemos atrás en cuestión de derechos y eso es porque no hemos cambiado nada nuestras estructuras mentales. Es verdad que el miedo paraliza y lo peor de todo es que es un miedo muy relativo. Por ejemplo, a que no te suban el sueldo. Tenemos tan interiorizado el sistema del bienestar que cualquier cosa nos asusta y nos hace callarnos. Hay algunos sistemas, como el de Holanda, que son más amables y consiguen que la gente sea menos activa y otros, como el nuestro, que intervienen mucho más en nuestras vidas, pero al final todas las democracias occidentales recurren a mecanismos de control similares”.

Desde una perspectiva de género

“Sí, porque los feminismos son el único modo de pensamiento que plantea un cambio que no acabará reproduciendo las estructuras patriarcales heredadas. La historia demuestra que otras revoluciones han dejado fuera a la mujer porque han reproducido esquemas que las ignoraban. Y lo vemos hoy, que hay muchas personas concienciadas sobre la necesidad de modificar las estructuras económicas y de poder, pero no con las de género”.

“No es inmediato, actúa a largo plazo, pero puede hacer que los mensajes y las propuestas vayan más allá del momento concreto y se queden formando parte del imaginario. El artista puede ayudar a hacer la revolución y bajar a la calle, pero el arte sirve para traspasar las barreras temporales. Hay mucha gente trabajando para ello así que hay esperanza y las redes sociales nos permite expandirnos aún más”

“Cuidado que todavía se puede retroceder más. La libertad hay que ganársela”.

Esta entrada fue publicada en Cosas y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s