El 15M bajo el prisma líquido de Zygmunt Bauman

Zygmunt Bauman (Poznań, Polonia, 1925) es un sociólogo, filósofo y ensayista polaco. Es conocido por acuñar el término, y desarrollar el concepto, de la «modernidad líquida». Junto con el también sociólogo Alain Touraine, Bauman es ganador del Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades 2010.

El pasado 15O estuvo en Madrid para pronunciar una conferencia en el Matadero bajo el título ¿Tiene futuro la solidaridad?. Invitado del programa Solidarnosc Camp, organizado por la presidencia polaca de la Unión  Europea, que tiene como objetivo recordar y difundir los valores y los  motivos de la creación del sindicato Solidaridad a principios de los  ochenta en este país centroeuropeo.

Al principio de su intervención se  refirió a Solidarnosc, a su importancia para la historia reciente de  Polonia. E, inmediatamente, estableció una relación entre ese movimiento  social y los movimientos que han surgido en este último año por todo el  mundo, inspirados en la Primavera árabe y en el 15M español:

Los  movimientos de este tipo son muy poderosos. Lo que no sabemos todavía  es si son capaces de cambiar la sociedad” (…). Ver a miles de  personas a nuestro alrededor gritando las mismas consignas es una  victoria emocional, pero es necesario que todos secundemos los mismos  deseos (…). El precariado lo constituye el 99 por ciento de la población, como han señalado en las concentraciones en Nueva York, pero el  precariado significa la desintegración: todos sufren, pero sufren  individualmente y tratan de buscar la solución de manera individual. Es  necesario resucitar la Solidaridad, o más bien la idea de una buena  sociedad: no es suficiente con salir a la calle y gritar, hay que  afrontar los problemas en conjunto y construir, paso a paso, algo  nuevo”.

[…]

A  menudo hablo del divorcio del poder y la política. El poder es la  habilidad de hacer. La política es la capacidad de decidir qué hacer.  Ambos “vivían” en la misma casa, llamada Estado, pero el poder se ha  mudado y eso es lo que ahora dibuja la línea de lo imposible. La  política ya no conecta con el poder y además está controlada por él. Ante esta situación es necesario saber cómo proceder más que a dónde ir (…). No puedo predecir el futuro, no les puedo dar una receta. De hecho, no  confíen nunca en un sociólogo que les diga que puede predecir el futuro  por el hecho de que entiende a la sociedad. Sin embargo, algunos  indicadores heurísticos nos pueden ayudar: hace falta informalidad,  apertura para aprender y enseñar, y cooperación para poner las ideas en  marcha. Es evidente que estamos en una situación de interregnum y  tenemos la posibilidad de construir un mundo menos complejo”.

(Notas de la conferencia de  Santiago Barón)

En una entrevista con El Pais el mismo 15O incide en las ideas expuestas en la conferencia, de forma resumida:

El origen de todos los graves problemas de la crisis actual tiene su principal causa en
“la disociación entre las escalas de la economía y de la política”: Las fuerzas económicas son globales y los poderes políticos, nacionales.

El  15-M trataría de suplir la falta de globalización de la política mediante la oposición popular.

El efecto que puede esperarse de este movimiento es “allanar el terreno” para la construcción, más tarde, de otra clase de organización.

Bauman califica a este movimiento de “emocional” . Si la emoción es apta para destruir, resulta especialmente inepta para construir nada.

El Movimiento de los indignados posee como característica la temporalidad, las manifestaciones son episódicas y propensas a la hibernación.

El 15-M no acepta líderazgos puesto que tanto su potencia como su gozo es la horizontalidad.

El Movimiento crece y crece pero lo hace a través de la emoción, le falta pensamiento.

Tarde o pronto la crisis terminará y, sin duda, las cosas serán diferentes pero, ¿de qué modo?

El sociólogo ganador del Premio Príncipe de Asturias de la Comunicación y Ciencias Sociales publica este libro en forma de 44 epístolas en el que reflexiona sobre el concepto de la modernidad líquida en la vida cotidiana.

En las 44 cartas que componen esta obra, Zygmunt Bauman nos ofrece sus reflexiones sobre la manera en que los ciudadanos del mundo líquido en el que habitamos debemos afrontar los cambios que se han producido en los últimos años, y que tanto inciden en nuestra vida. Para ello, nos plantea diversos interrogantes: ¿Cómo debemos tamizar la información que realmente importa de montones de basura inútil e irrelevante? ¿Cómo debemos extraer mensajes con sentido a partir del ruido insensato? En uno de sus textos más conmovedores, Baumann nos ofrece en estas  cartas un recurso inestimable para distinguir lo importante de lo insubstancial.

Esta entrada fue publicada en Cosas y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El 15M bajo el prisma líquido de Zygmunt Bauman

  1. moi dijo:

    Bauman –comunista

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s